Los lagos de Montebello

El sabor monótono de la cotidianidad es, muchas veces, resultado de un sistema social orientado hacia el diseño e imposición de modelos ideales que procuran indicar al ser humano el camino que debe seguir acorde a su edad y género. Todo ello, por supuesto, conforme a las necesidades e intereses de aquellos que han diseñado lo que llamamos el sistema de cosas. Sigue leyendo

Anuncios

San Francisco de Campeche

Cuando era niño solía escuchar a la gente afirmar que “en Campeche todo es aburrido“. Las pocas veces que viajé a la ciudad lo constaté: Poca infraestructura, negocios cerrados antes de las 3 de la tarde, pocos atractivos turísticos, un centro histórico desatendido y olvidado y un mar que resulta más lodo estancado que agua.

Ahora, varios años después, he sido testigo de la transformación gradual de la capital Campechana. Sigue leyendo

Visitando Valladolid

Hace ya varios días me tocó viajar hacia el oriente del estado, hacia la ciudad de Valladolid. Recuerdo que cuando comencé a trabajar fue uno de los primeros destinos foráneos que debí visitar. Para ese entonces, la ciudad apenas era considerada un “lugar de paso” a veces más obligatorio que necesario, un punto intermedio en el camino que comunica a Mérida y a Cancún. Hoy en día se ha vuelto una ciudad cuya tranquilidad y belleza le han valido ser considerada la segunda ciudad más importante del estado pero ¿realmente vale la pena adentrarse a explorar a La sultana del oriente?. Sigue leyendo

El viaje a Peto (En blanco y negro)

La mañana que viajé a Peto no me desperté tan temprano como cuando viajé a Oxkutzcab. Tras la clara advertencia del taxista durante la tarde anterior acerca de no llegar antes de las ocho de la mañana, me desperté aproximadamente a las 6 de la mañana y llegué a la terminal más o menos a las ocho y cuarto.

Al igual que el día anterior, un manto grisáseo cubría los cielos, remanente de la severa tormenta que azotó la tarde del lunes la ciudad. Mientras llegaba a la terminal, pasaba cerca de los voceadores y leía los encabezados del diario de yucapan donde comparaban los intempestivos vientos de la tormenta pasada con los de un huracán.

La fresca mañana volvía amena la espera por la salida del taxi colectivo. Uno de los principales problemas de viajar en dichos taxis, es que uno no tiene horarios de salida ni horarios de llegada, siempre hay que esperar a que se junte el mínimo de pasajeros (alrededor de unos 10) para que el taxista considere viable desplazar el vehículo hasta el municipio destino. Sigue leyendo