Opinion del libro Un grito de amor desde el centro del mundo

En aquel instante, en lo más recóndito de mi corazón, se abrió un agujero pequeño como el pinchazo de un alfiler. Y, como si se tratara de un agujero negro, en un instante lo engulló todo.

Advertencia: Contiene spoilers

Por recomendación de una irrelevante booktuber decidí darle una oportunidad al libro Un grito de amor desde el centro del mundo del escritor japonés Kyoichi Katayama.  A pesar de que el título me parecía poco atractivo (un buen libro no necesita un título tan largo para llamar la atención) me sentí atraído ya que sabía, de antemano, que se trataba de una novela de amor triste y reflexiva narrada desde la prosa sencilla de un escritor japonés, lo cual me generó grandes expectativas. Y aún más grande fue mi curiosidad al descubrir que se trata de la “novela japonesa más leída en el mundo” (según su descripción).

kyoichi
Un grito de amor desde el centro del mundo.

La novela trata acerca de dos buenos amigos (Sakutaru y Aki) que terminan por enamorarse y llevan un noviazgo de adolescentes hasta que Aki, la novia. enferma y muere.  De antemano, desde los primeros capítulos, el narrador te revela cómo desenlaza el romance de ambos protagonistas y, en los siguientes capítulos, te va relatando el comienzo y desarrollo de la relación sentimental de ambos personajes.  Y eso es todo.

Siendo directo al calificar este libro, creo ser muy acertado cuando afirmo que Un grito de amor desde el centro del mundo es la novela más genérica que he leído en los últimos años. Me cuesta creer que algo así sea un best seller. Si bien tiene algunos aciertos que hacen amena la lectura, estos se ven opacados por el sinsabor de la novela misma. De entre dichos aciertos puedo resaltar los siguientes:

  • La prosa fluida y sencilla del autor, quien no se detiene a hacer descripciones inútiles e irrelevantes de paisajes y cosas que no son importantes.
  • Narración limpia, libre de obscenidades, insultos y sexo innecesario.
  • Algunas reflexiones interesantes acerca del amor, la vida y la muerte, situadas en la mente de un adolescente en desarrollo.
  • La brevedad del relato, lo cual vuelve digerible la novela pese al vacío en su trama

No obstante sus aciertos y algunas bellas reflexiones plasmadas en su contenido, la novela peca por carecer de sabor. Es un libro que no tiene definido lo que quiere ser, quiere ser tantas cosas que acaba por ser nada.  Para ser una historia triste, no causa tristeza; para ser un relato reflexivo, carece de profundidad; para ser una historia de amor, carece de pasión y romance.  Quizá la falta más grave que comete el autor es su imposibilidad para crear personajes destacables. Aki es la típica adolescente bonita, estudiosa y popular de la escuela; de Sakutaru solo se nos revela que es un joven inteligente y ligeramente amargado que comienza a hacerse preguntas acerca de la vida, nada más.

Tal vez es cosa mía, pero realmente me ha costado mucho trabajo generar empatía con estos personajes.  Aki es una muchacha tan seca que sus diálogos, desprovistos de emociones, se sienten forzados, es decir, que parece que los insertaron a la fuerza solo porque la protagonista “tenía que decir algo en la historia”.  Sakutaru, por su parte, es un poco más interesante sin llegar a ser relevante. Sus continuas reflexiones acerca de la vida y la muerte y aquellos pensamientos obsesivos que se apoderan de su cabeza durante la depresión que conlleva el duelo pueden hacer a uno reflexionar sobre ciertas situaciones de la vida.  Los pensamientos de Saku nos hacen entenderlo como un adolescente deprimido y obsesionado por la impotencia que siente al no tener a quién reclamar por la pérdida de su amada, así como su frustración al descubrir que el tiempo y el mundo entero siguen su curso como si la muerte de Aki fuese algo absolutamente irrelevante.

En lo personal, cuando leo un libro con una historia compleja o profunda, me gusta que la narrativa sea ágil para evitar distracciones innecesarias. Por el contrario, cuando el relato es sencillo, prefiero encontrarme con expresiones literarias destacables, donde las palabras te absorben y te hacen sentir e imaginar sin importar la complejidad de la historia en sí.  Cuando la trama es algo “amplia” y la narrativa demasiado descriptiva e intenta destacar por su “belleza literaria” obtienes desastres como la gruesa novela de Danielle Trussoni, Angelology.  Cuando la trama es extremadamente sencilla y la narrativa carece de estética y carácter, obtienes novelas como Un grito de amor

Siendo menos severos, hay que reconocer que el vacío en la narrativa puede deberse también a la traducción.  El japonés es un lenguaje muy simbólico, a diferencia de las lenguas romances como el castellano, por lo que es muy probable que al momento de traducir la novela a un lenguaje occidental se pierda la belleza y el significado.  Esto lo he notado también en algunas novelas de Haruki Murakami, ya que hay pasajes enteros donde todo se siente extremadamente mecánico, como narrado por un robot sin emociones.

Ya para finalizar, puedo recomendar su lectura si estás buscando alguna historia de lectura rápida para leer durante un viaje, o también si buscas un regalo para un adolescente o un niño.  Como he destacado, es una lectura sencilla y limpia que carece de las obscenidades, insultos y demás puerquezas que abundan en la literatura mainstream occidental, por lo que me parece una lectura apropiada para ellos.  Si por el contrario, estás buscando algo más emocional, romántico y profundo, mejor busca por otra parte, este no es tu libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s