Pensamientos breves acerca del miedo

Es muy fácil comenzar un blog y llenarlo rápidamente de publicaciones.  Cuando en la mente del escritor se forma un cuello de botella que no permite el libre flujo de las ideas, escribir resulta un desahogo.  No obstante, con el tiempo, es difícil dar continuidad a la bitácora puesto que la vida diaria nos mantiene ocupados con el trabajo, la familia y las responsabilidades.  Por ello, dejamos a un lado la escritura de manera indefinida argumentando a nosotros mismos que llegará un día “de absoluto descanso” en el cual podremos escribir alguna nueva publicación.  Supongo que eso es lo que me ha ocurrido. 

No obstante, cuando el reposo me ha visitado en contadas ocasiones, no me he tomado el tiempo para escribir, lo he dedicado más bien a descansar, escuchar música, leer u otras actividades recreativas o me he inventado una serie de excusas para no cumplir ese propósito de escribir.  Debajo de todas las capas de “pretextos válidos” sólo hay procrastinación, la cual es tan solo una manifestación de espíritus como el miedo y la pereza.

El miedo es un espíritu que estanca al ser humano y no le permite desarrollarse plenamente.  Su principal peligro radica en que se encuentra arraigado en lo más profundo del subconsciente y, muchas veces, es difícil identificarlo y eliminarlo.  Es ese mismo espíritu, el responsable de que nuestro cerebro segregue químicos y señales de alerta cuando intentamos hacer algo nuevo y diferente.  La mente, suele acostumbrarse a determinado entorno, sea negativo o positivo, y considerarlo “estable”.  Debido a lo anterior, cuando nos planteamos la idea de hacer algo que rompa dicha “estabilidad” y cuyas consecuencias sean desconocidas, comienza esa sensación de ansiedad e inestabilidad.  Cuando nos atrevemos a llevar a cabo dicha idea, nuestro cerebro comienza a experimentar descargas que abruman el pensamiento y provocan una sensación en nuestra mente que muchas veces acaba por doblegarnos y evitar que lo intentemos.  Es así como el espíritu de miedo ata al ser humano y le impide desarrollarse, aprender cosas nuevas y alcanzar una plena realización, tanto personal, como espiritual y profesional.

Es importante entender que, a menudo, nuestras acciones y decisiones provocan cambios físicos y químicos en nuestro cerebro.  Las viejas redes de información y pensamiento que forman un concepto sobre nuestro entorno, nuestra vida y acerca de nosotros mismos pueden ser desechadas y sustituidas por una nueva red, esto porque Dios nos ha bendecido con un poderoso y bello regalo llamado neuroplasticidad.  El espíritu de miedo, por tanto, puede ser extirpado de nosotros a través de un cambio en nuestro pensamiento, a través la reprogramación de nuestro subconsciente, mediante atrevernos a hacer las cosas sin pensarlo en exceso, mas no sin ser imprudentes.  El espíritu de miedo será expulsado de nuestras vidas para siempre al demostrarle a nuestra mente que no hay nada que temer, no hay nada de malo en intentar algo y hacerlo posible, no hay nada de malo en atreverse a hacer las cosas y que nada ocurrirá si nos dicen que no, si fracasamos o si perdemos, la solución es tan simple como seguir adelante sin pensar las cosas en exceso puesto que el mencionado espíritu se alimenta de pensamientos negativos y baja autoestima.

Informarnos, reprogramarnos y atrevernos a algo nuevo, son pasos indispensables para alcanzar una total libertad.  Este escrito es una prueba a mí mismo de que no es necesario esperar un determinado momento o situación, ni esperar a que llegue “la inspiración” para hacer algo.  Basta con iniciativa y voluntad.  Basta con dejar morir de hambre al espíritu de miedo para conseguir lo que uno anhela.

y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.

Juan 8:32

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s